Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Desplazarse hacia arriba
Manejo de Carga Refrigerada en Contenedores
Antes de consolidar sus productos refrigerados

Tratamiento previo de los productos  

Por sobre todo, es necesario tener en cuenta que los productos perecibles se deben tratar correctamente antes de consolidarlos para asegurar que se mantenga la cadena de frío y así conservar la calidad de la carga. Esto significa que, a pesar de que los factores relevantes de embarque, tales como la temperatura, la ventilación y la humedad sean óptimos durante el viaje, los productos sólo llegarán en perfectas condiciones si el tratamiento previo se ha realizado correctamente.   

Refrigeración previa de los productos

Los contenedores refrigerados han sido diseñados para conservar la temperatura de los productos; en ese sentido, es necesario que se haya fijado la temperatura de embarque requerida para los productos antes de consolidarlos. La refrigeración previa y adecuada de los productos tendrá un efecto positivo tanto en la vida útil como del producto final, en comparación con los productos que no han sido previamente refrigerados.  

La circulación de aire dentro del contenedor reefer

La circulación de aire es un factor clave para mantener la temperatura a la que se han fijado los productos dentro del contenedor reefer.   

Los contenedores reefer suministran aire desde el piso de la unidad, de manera que el aire frío circula dentro del contenedor a través y alrededor del espacio de carga para reducir y eliminar calor. Posteriormente dicho aire es conducido hacia la unidad de refrigeración, la cual, como resultado, lo enfriará para comenzar una vez más el ciclo.  

Durante la consolidación de sus productos refrigerados

Cuando la temperatura ambiente es más caliente que la carga, operar el contenedor reefer con las puertas traseras abiertas no enfriará la carga. Al contrario, la introducción de aire caliente del ambiente calentará la carga. Cuando ingresa aire húmedo y caliente al contenedor, la humedad se condensa en el serpentín y se convierte en hielo. El aire enfriado escapa por la puerta trasera y el ciclo continúa. Una vez completada la consolidación y cerradas las puertas, el contenedor reefer puede funcionar durante horas con un serpentín de enfriamiento parcialmente congelado. Esto reduciría su efecto refrigerante y pondría la carga en peligro hasta que la unidad complete un ciclo de descongelamiento. Más aún, se debería detener el GENSET durante la consolidación debido al riesgo de que el gas de escape alcance la carga fresca.  

Consolidación óptima – Vista desde arriba

Cubrir adecuadamente el piso mejorará el flujo de aire y, por lo tanto, la refrigeración. Para hacer que  el aire suba y pase a través de la carga y evitar que se corte el circuito de aire circulante se debe cubrir todo el piso. Si la carga no cubre todo el piso, se debe usar algún tipo de relleno tal como madera para estiba o cartón. No consolide con carga ni relleno más allá del límite del piso T.  

Consolidación óptima – Vista lateral

La correcta consolidación y distribución de carga dentro del contenedor afectará directamente el flujo de aire durante el viaje.

En el caso de carga congelada, cubrir el piso completo con carga obliga a que el aire frío pase tanto por los cartones como por el producto, a través de la carga completa. Cuando se consolida carga congelada de esta manera, el aire frío fluye alrededor de la carga – cubriendo los cartones y eliminando cualquier calor que ingrese al contenedor reefer a través de las paredes.  

Ordenamiento en bloque y sujeción

Se puede usar madera para anclar cargas y ordenarlas en bloque. Se deberá cubrir el piso con relleno entre pallets y al final de los últimos pallets a fin de hacer que el aire suba y pase a través de los cartones.

Solamente asegúrese de no obstruir el flujo de aire más allá del piso T.

Evite que la carga se dañe

  • No deje ningún área abierta o sin cubrir en el piso, el mamparo frontal o los muros laterales (si se ponen pallets en el mamparo frontal, asegúrese de poner cartón bajo los pallets vacíos)
  • No haga que la unidad funcione con las puertas traseras abiertas
  • No consolide carga más allá de donde termina el piso T
  • No tapone canales al final del piso T
  • No consolide carga sobre la línea roja
  • No fije el punto de ajuste a una temperatura más debajo de lo requerido para la carga (esto no acelerará el proceso de enfriamiento)
  • Detenga el GENSET durante la consolidación para evitar el riesgo de que el gas de escape llegue a la carga fresca 

Embalaje y estiba  

La carga congelada generalmente ha sido previamente refrigerada en un nivel correcto de temperatura de transporte, de manera que no es necesario que el aire circule alrededor de la carga. Un bloque que no tenga espacio entre alguno de los embalajes o pallets sólo requiere que el aire pueda circular bajo, sobre y a cada lado y al final de la estiba, pero no a través de la carga, como sí se necesita en el caso de los productos refrigerados.

Las frutas y carne, por ejemplo, requieren circulación de aire tanto alrededor del producto como a través de la carga para eliminar el calor proveniente de la respiración, vapor de agua y gases como dióxido de carbono y etileno.  

Productos refrigerados  

El embalaje tiene una función muy importante en la mantención de la calidad del producto, ya que permite que los productos respiren correctamente y el aire circule, evitando así que se dañen los productos.

El material de embalaje debería ser capaz de soportar una manipulación severa (estiba y desestiba), humedad, peso y altura de apilado, entre otros. Los embalajes más usados son cajas de madera, cartones y bolsas.

Los cartones para fruta fresca y vegetales requieren agujeros simétricos en la parte superior e inferior (el número y tamaño de los agujeros depende del tipo de producto que se embalará). Estos agujeros permitirán que el flujo de aire circule fácilmente desde el fondo, permitiendo que el aire fresco pase a través de toda la carga.

Nunca se debe estibar carga sobre la línea roja; de lo contrario, el aire no podrá circular adecuadamente.  

Para cargas paletizadas, los cartones sobre los pallets se deben poner de manera que el aire fluya, suba y entre a los cartones sin restricciones. Las esquinas de cada cartón deben estar apoyadas directamente por el pallet, los agujeros de ventilación deben estar alineados para permitir que el aire pase libremente a través de toda la carga y si los pallets están envueltos en plástico para dar estabilidad, no se debe cubrir el fondo y la parte superior del pallet/cartón.  

Productos congelados

Los procedimientos correctos de embalaje ayudarán a proteger la carga congelada durante el transporte. Los productos congelados no requieren agujeros de ventilación en la parte superior e inferior de los cartones. El aire que fluye alrededor de la carga es suficiente para eliminar el calor que ha penetrado en el contenedor.

Los cartones deben ser apilados directamente uno encima del otro para aprovechar su firmeza en las esquinas. Si están paletizados, las esquinas de cada cartón deben estar apoyadas por el pallet.

El material de embalaje debe ser capaz de soportar un peso de apilado de hasta 2,4 metros. 

La estiba de productos congelados es más simple que con productos refrigerados. Todo lo que se requiere es una estiba en bloques sólidos, no dejando espacio entre los embalajes/cartones ni entre la carga y las paredes del contenedor. Sin embargo, es muy importante que la carga esté estibada bajo la línea roja, ya que esto permite que el aire refrigerado circule uniformemente alrededor de la carga, manteniendo, por lo tanto, los productos congelados a la temperatura requerida.

Finalmente, para el transporte de productos congelados, es necesario mantener ventiladores cerrados de aire fresco y el higrómetro debe estar en la posición de APAGADO.  

 

Control de la carga

Ventilación

Temperatura

La cadena de frío debe estar protegida durante el viaje a fin de evitar que el producto se dañe. Lamentablemente, una vez que se produce una desviación en la temperatura, no se puede revertir el daño. Por lo tanto, es fundamental realizar un control adecuado y continuo. Los especialistas de CSAV Group no solamente controlarán la temperatura y la ventilación. El aire limpio que circula dentro de la unidad hará posible eliminar el calor, el dióxido de carbono y otros gases producidos por la carga misma. El exceso o la falta de humedad pueden producir un tipo distinto de daño a la fruta: desarrollo de mohos y hongos y pérdida de peso del producto, respectivamente.  

Control de la temperatura

La temperatura la mantiene un termostato que controla la maquinaria de refrigeración. El sensor de temperatura mide la temperatura del aire y envía una señal al controlador, el cual ajusta el sistema de refrigeración. Los sistemas modernos de refrigeración controlan generalmente la temperatura mediante la aplicación de tres modos diferentes: Plena capacidad, control modulante y control de encendido y apagado.  

El valor de ajuste es la temperatura en la cual se ajusta el controlador.

El objeto principal del transporte refrigerado es asegurar la mínima pérdida de calidad durante el transporte y, por lo tanto, es necesario el control preciso a la temperatura más baja que pueda tolerar la carga. Cuando se transportan productos refrigerados (–9,9°C o a más temperatura), nuestras modernas unidades de refrigeración son controladas por un sensor ubicado en la corriente de aire de suministro, es decir, el aire que sale de la unidad y está a punto de entrar en el espacio de carga. Esto se llama control del aire de suministro. Las unidades retienen un sensor en el aire de retorno para controlarlo cuando se transportan productos congelados (control del aire de retorno a –10°C o menos temperatura).

Se debe enfatizar que la temperatura fijada en el valor de ajuste no se debe confundir con la temperatura del producto.

El aire se calienta a medida que se mueve por el espacio de carga y la temperatura del aire de retorno será mayor que la temperatura del aire de suministro. 

Control ambiental

El control ambiental nos permite cambiar la composición del aire ambiente del contenedor para mejorar el efecto de la refrigeración. Las frutas y verduras cosechadas continúan viviendo y respirando hasta que son consumidas o destruidas por la descomposición o desecación. En circunstancias normales, estos factores dictan el tiempo de vida de productos individuales. Se puede extender el período de vida manteniendo los productos en su temperatura óptima, combinado con el suministro de la mezcla más efectiva de oxígeno, dióxido de carbono y nitrógeno. 

Tratamiento frigorífico

El tratamiento frigorífico es el procedimiento para exterminar insectos y larvas en contenedores reefer manteniendo una temperatura lo suficientemente baja por un período predeterminado. El tiempo y la temperatura requeridos están definidos en los protocolos establecidos por las autoridades fitosanitarias de los países importadores. Si aumenta la temperatura sobre los requerimientos establecidos, fallará todo el proceso frigorífico, el cual deberá extenderse o reiniciarse, dependiendo del protocolo.

La aplicación del Tratamiento Frigorífico elimina la necesidad de fumigar la carga usando insecticidas tales como bromuro de metilo, el cual es ilegal en muchos países.

Este procedimiento se aplica a varios tipos de frutas, tales como naranjas, pomelos y clementinas, kiwis, manzanas, peras y uvas, entre otras.

Se requiere que el producto sea debidamente tratado y refrigerado con anterioridad y haya sido embalado y estibado de manera optima para asegurar los mejores resultados del Tratamiento Frigorífico de la carga.  

Temperatura múltiple

Algunos tipos de productos requieren un valor de ajuste de Temperatura Múltiple para que aquellos requerimientos especiales se puedan acoplar ajustando los contenedores a fin de que ejecuten un programa de temperatura definido según las necesidades de nuestros clientes y sus cargas individuales.